Para todos aquellos que no pudieron asistir a la charla de la Escuela de Padres sobre alimentación en la infancia del pasado 7 de Marzo de 2017, hemos hecho un pequeño resumen por lo interesante de su contenido.

La impartió el Dr. Iñaki Irastorza, de la Unidad de Gastroenterología y Nutrición Pediátrica,

Hospital Universitario Cruces y Profesor Asociado de Pediatría, Universidad del País Vasco.

La charla cubrió 3 grandes áreas:

  • Recomendaciones nutricionales en los primeros 1000 días de vida, dado que este periodo condiciona fuertemente las secuelas que no aparecen hasta la edad adulta.

Así se recalcaron los beneficios de la lactancia materna tanto para la madre (menor incidencia de cáncer de mama y mayor pérdida de peso) y para el niño (a corto plazo, protección ante infecciones intestinales y respiratorias y menor tasa de alergias y a largo plazo, menor obesidad y diabetes), así como la introducción de una alimentación complementaria lo más variada posible no antes (ya que se asocia con obesidad futura) de la ventana de oportunidad para nuevos sabores y texturas de los 4-6 meses, favoreciendo así el desarrollo de hábitos alimentarios saludables en la edad adulta.

En general, la dieta en niños de menos de 3 años es desequilibrada, con un exceso de proteína, sal, azúcar y grasa saturada que contribuye al desarrollo en el futuro del síndrome metabólico (diabetes, hipertensión, obesidad).

  • Recomendaciones para el fomento de hábitos nutricionales saludables en escolares y comedores escolares, como lugar de educación en civismo y nutrición con la misma importancia como la clase de matemáticas.

Existen programas estatales (NAOS y Perseo) que promueven hábitos saludables. Globalmente hacen las siguientes recomendaciones en la edad escolar:

  • La ingesta de lácteos no debe exceder los 375 – 500 ml al día: leche y yogur normal.
  • Cocinar siempre con aceite de oliva.
  • Si para comer hay arroz, pasta, patatas o legumbres; para cenar debe haber verduras, ensalada u hortalizas.
  • El tamaño del 1er plato siempre debe ser mayor que el del 2º plato.
  • Para cenar se puede prescindir del “2º plato” (carne, pescado o huevos) pero no del 1º.
  • Se debe consumir entre 2 y 3 piezas de fruta al día y los zumos no cuentan NADA, ni siquiera los naturales hechos en casa, porque al separar el jugo de la fibra de la fruta, sólo aportan agua y azúcar de absorción inmediata, lo que no es en absoluto recomendable. Destacar que 1 pieza de fruta equivale al tamaño del puño de quien la toma.

 

POR SEMANA
Verdura 5
Pasta, arroz, legumbre 5
Carne 1,25-2
Pescado 1,25-2
Huevos 1-1,75
Fritos No
Fruta 4-5
Yogur Complemento*
Postres hipercalóricos No

 

  • Recomendaciones para niños y niñas malos comedores. En este apartado el ponente distinguió entre:
    • Niño de apetito normal con padres con expectativas irreales.
      • Preocupación 0; solución, ajustar las expectativas de los padres (no comparar con el vecino, no dar por hecho que “grande” es “mejor”).
    • Niño que come
      • Preocupación 0; solución, reeducar hábitos alimentarios.
    • Niño activo y jovial que come poco.
      • Peso/talla normal.
        • Preocupación 0; solución ajustar las expectativas de los padres (simplemente, que hay niños “de bajo consumo” y punto).
      • Peso/talla bajo.
        • OJO, ahí sí preocupación; seguimiento médico.
    • Niño hipoactivo, triste,… que come poco.
      • OJO, aquí también seguimiento médico

Recalcó el ponente que los padres deciden el “dónde, el “cuándo” y el “qué” come el niño, pero es el niño el que decide el “cuánto”. Para ello, debe limitarse el tiempo en la mesa (nunca más de 30-35 min), evitar discusiones y conflictos sobre la comida, educar el apetito (evitar los picoteos que quitan el hambre, servir raciones apropiadas a cada uno, etc.) y evitar distracciones (TV, cuentos) durante el tiempo de la comida.

Por último las “frases para el recuerdo” de la charla:

  • Sobrepeso materno antes y durante el embarazo: Riesgo para la siguiente generación.
    • Crecimiento acelerado: obesidad en edad adulta.
    • A partir de los 4 – 6 meses se pueden introducirse todos los alimentos que por su forma no resulten peligros.
    • Promover la LM > 6 meses (bajo contenido proteico. Utilizar fórmulas de menor contenido proteico.
    • Evitar dietas hiperprotéicas e hipercalóricas en lactantes (leche de vaca, proteína animal para cenar, etc) y niños (postres lácteos dulces, bebidas, frituras, etc).
    • La presentación y variedad de la dieta influyen en la diversidad y aceptación de los alimentos en la vida adulta, contribuyendo a una dieta equilibrada.

Para cualquier sugerencia nos tenéis en EscuelaDePadresDSB@gmail.com.